Son momentos convulsos… son momentos confusos… En una época en la que casi cada día conocemos nuevas barbaridades cometidas por el ser humano, hemos llegado a normalizar ciertas acciones crueles y despiadadas, aceptándolas como parte de un desconocido y oculto instinto humano.

El padre que mata a su hijo, sangre de su sangre, el marido que mata a su mujer, la persona que se suicida acabando con la vida de aquellos que tienen la mala suerte de compartir destino… acciones todas ellas que muestran el nivel de atrocidad al que se puede llegar cuando se baila al filo del precipicio.

En este pequeño escrito, sólo queremos dejar una idea clara: el amor siempre superará al odio.

En estos momentos confusos en que el odio corre a sus anchas en casi cualquier estamento social, en casi cualquier país y en casi cualquier sector, no debemos olvidar que el amor y el odio son dos caras de la misma moneda. Dos caras separadas. Al igual que si sale cruz no podrá salir jamás cara, una persona que sienta amor, jamás podrá sentir miedo al mismo tiempo, y eso, eso jamás lo debemos olvidar.

El amor constituye ese faro que ilumina el camino cuando todo lo demás está oscuro, el amor nos llena de vida mientras que el odio llena nuestra vida de muerte. Tratemos de amar, porque en ese momento, sólo en ese momento, nos daremos cuenta que la gran mayoría de problemas de este mundo, no lo son tanto.

Amor vs Miedo, ¿Quién gana esa batalla en tu vida?